Estructura Organizacional

inc-organigrama

 

La estructura organizacional del Instituto Nueva Colombia observa una gestión circular que busca la integración y articulación de sus funciones teniendo como centro del proceso al estudiante. Alrededor de él los círculos concéntricos son ocupados por los actores de orden gubernamental, departamental y municipal implicados en el proceso, ya que son quienes regulan, vigilan y normatizan el servicio educativo.

El círculo siguiente lo ocupa la rectoría del plantel, donde se organiza, desarrolla y evalúa el funcionamiento general de la institución, éste círculo cuenta con los organismos asesores donde están los órganos de representación de cada estamento del gobierno escolar, (El personero, el consejo directivo, el consejo de padres y el consejo académico) contribuyen con el rector en la toma de decisiones, se involucran y apoyan el desarrollo del proyecto educativo institucional.

La coordinación académica depende de la rectoría y enfoca sus acciones hacia la dinamización del currículo, mediante los directores de grupo, el comité de evaluación y promoción, coordinadores de proyectos y el aprovechamiento de los practicantes, para lograr el aprendizaje y el desarrollo de las competencias necesarias en los estudiantes, tiene también a su cargo las acciones de promoción a la comunidad, mediante la escuela de padres y el intercambio educativo, apoyando así las relaciones de la institución con la comunidad.

Los servicios administrativos tienen a su cargo todo lo relacionado con el apoyo financiero y contable, la administración de la planta física, los recursos y el talento humano del plantel; dependen de la rectoría, al igual que el Bienestar estudiantil que se encarga de asegurar la salud mental y física de los estudiantes mediante remisiones a sicología y terapia ocupacional, el buen manejo de los primeros auxilios y los seguros de accidentes escolares.

Estos círculos concéntricos de nuestra carta organizacional hablan de la interdependencia de todos los actores implicados en la institución y a la vez de su radio de acción, convirtiéndolos en motor de la participación activa en los procesos educativos institucionales.